2ª Temporada·Reviews

2×02 – We are both [Review]

En el episodio de esta semana, hemos visto cómo se conocieron Rumpelstilstkin y Regina. Y un capítulo con muchas escenas compartidas entre Lana Parrilla y Robert Carlyle, sólo podía ser lo que ha sido: un capitulazo. Vamos a repasarlo…

Parece que a los habitantes de Storybrooke no les ha sentado muy bien lo de recuperar la memoria. Y es que debe de ser muy confuso tener doble personalidad. Aunque la solución es bien sencilla, como comprueban los enanitos: traspasas el límite del pueblo, y olvidas de nuevo tu vida de cuento de hadas. Eso es lo que le ocurre al pobre Mocoso, que hace de conejillo de indias…aunque no veo yo que sea tan malo olvidar que te llamas Mocoso y que trabajas picando piedras, ¿verdad? La cuestión es que entre eso, y que el dementor de Rumpel ha estado haciendo de las suyas y se ha cargado medio pueblo, todos están muy nerviosos y necesitados de un líder que los calme y los guíe por el buen camino: el príncipe encantador. Pero David/Charming tiene problemas más urgentes que atender, desde que su mujer y su hija desaparecieron colándose en otro mundo a través de un sombrero, y no está muy por la labor de ejercer de líder, a pesar de los intentos de ayuda de su nieto Henry. Menos mal que están ahí Caperucita y la abuelita con su ballesta para poner un poco de orden.

Otra que no está del todo contenta con su nueva situación es Regina. Lo que le faltaba a la alcaldesa, aparte de que no le funciona la magia, es que Pepito Grillo, el loquero del pueblo, se ofrezca a darle una sesión de terapia gratis. Así que acude a donde van todos cuando tienen un problema: al señor Gold.  Y le pide el libro de hechizos de su madre, con el que espera poder recuperar sus poderes mágicos. Rumpel es reacio a dárselo, pero Regina lo convence a cambio de no revelar el pequeño secreto que ambos comparten: que el bosque encantado sigue existiendo, y con él, el reino mágico.


Nada más recuperar su magia, Regina hace lo que mejor sabe hacer: amargar la existencia a sus vecinos. Se cuela en el centro “anti-crisis” donde todos se han refugiado, y hace una extraordinaria exhibición de magia. La Reina Malvada ha regresado por todo lo alto. Por cierto, ¿alguien más ha aplaudido a Regina cuando le ha soltado al pobre Pepito Grillo lo de “quita de en medio, bicho?” Qué grande es esta mujer, con o sin magia de su parte. Y al final, cómo no, consigue su objetivo: llevarse a Henry. Aunque el niño le deja bien claro que se considera secuestrado en su propia casa y que así no va a ganar el premio a madrastra del año.

Pero vamos a lo mejor del capítulo, que ha tenido lugar en el flashback del mundo mágico: el primer encuentro entre Rumpelstiltskin y Regina. Regresamos en el tiempo, hasta el momento previo a la boda de Regina con el padre de Blanca. La madre de Regina, la bruja Cora, impide una vez más la huida de su hija. Y Regina ve acercarse el día de su boda sin poder hacer nada por impedirlo, contentándose con imaginar cómo estrangular a la pequeña Chivanieves. Hasta que descubre algo que cambiará su vida radicalmente: el libro de hechizos que enseñó magia a su madre. Así, una noche, Regina se pone su mejor camisón e invoca al gran maestro de la magia: Rumpelstiltskin. Y éste, todo un caballero, aparte de confundir a Regina (y de paso a nosotros) con eso de que la conoce muy bien, en el pasado y en el futuro, le hace a la novia un precioso regalo de bodas: un espejo mágico, a través del cual podrá enviar a su malvada madre a tomar viento. Aunque Regina se resiste al principio, en un arranque de ira acaba cediendo. Y que levante la mano quien no se ha partido de risa al ver aparecer a Rumpel en el espejo, animando a Regina a dar el empujoncito final a la zorra de su madre. Pero no termina aquí la historia, sino que Rumpel, cual emperador Palpatine enseñando a Darth Vader, se ofrece a instruir a la futura Reina Malvada en los caminos de la magia, y Regina termina por caer rendida al Lado Oscuro. Quién no lo haría, teniendo a Rumpel como maestro…


De vuelta a Storybrooke, a Rumpel le siguen pidiendo más y más cosas. Ahora es príncipefantas quien acuda a él en busca de una poción que le permita rastrear al dueño del sombrero mágico. A cambio, ambos acuerdan hacer una tregua, que ya veremos lo que dura, empezando porque a Rumpel no le hace puñetera gracia descubrir que está atrapado dentro de Storybrooke. David vierte unas gotas de la poción sobre el sombrero, que echa a volar, y nuestro príncipe se dedica a perseguirlo como un loco por todo el pueblo, hasta que le lleva hasta Jefferson. Pero no le sirve absolutamente para nada, porque el Sombrerero Loco no tiene ni idea de cómo volver a abrir un portal.

Frustrado el rescate de Pavanieves y Emma, David acude en busca de su nieto, a casa de Regina. Y la alcaldesa nos sorprende a todos dejando marchar a Henry, en un arranque de bondad…o quizá intimidada por la poderosa espada de madera que esgrime Charming. ¿Será el amor por su hijastro capaz de redimir a Regina? Esperemos que no, porque el pueblo sería muy aburrido sin sus maldades.

Mientras Charming perseguía sombreros voladores y rescataba a su nieto, los vecinos del pueblo se han preparado para una fuga en masa. Pero David los alcanza por pelos y les cierra el paso, subiéndose principescamente en lo alto de su furgoneta y sacándose de la manga un impresionante discurso, en el cual, expone las ventajas de tener doble personalidad y envía a todos de vuelta a su casa y a su trabajo, que hay que levantar el reino, o lo que queda de él. ¿Os habéis dado cuenta de que Charming y Caperucita hacen muy buenas migas? Yo de Pavanieves me daría prisa en regresar no sea que la loba le quite a su príncipe.

A todo esto, por si alguien aparte de Gepetto andaba preocupado por Pinocho…parece que ya no está tan tieso, al menos le hemos visto mover los ojos, y luego ha desaparecido cuando ha ido papá a buscarlo. ¿Se habrá marchado en su troncomóvil a buscar a Emma?

Y, hablando de Emma y su chaqueta roja (ahora de color marrón por la falta de lavado), ella y Mamánieves siguen atrapadas en la tercera línea espacio-temporal que tenemos esta temporada. Prisioneras de Mulán y la princesa Aurora, Fuganieves hace un infructuoso intento de huida con el que sólo se gana un buen golpe, y una estancia en un bonito calabozo. ¿Y quién está en ese calabozo? La madre de Regina, la malvada Cora. ¿Planeará hacerse amiga de su nietastra y su bisnietastra? Lo sabremos en los próximos episodios…

Anuncios

7 comentarios sobre “2×02 – We are both [Review]

  1. He llegado a la conclusión que si Robert Carlyle y Lana Parrilla comparten escena, es bueno sí o sí. Creo que si no fuera por este par la serie no habría tenido tanto tirón. Empezaron fuerte con Broken pero este no se ha quedado atrás. Una de las escenas que me hizo gracia fue la mirada que Regina le lanzó a la abuelita cuando se iba con Henry del ayuntamiento.

    1. Pues sí, son los dos mejores de la serie y con diferencia, esperemos que esta temporada tengamos muchos capítulos centrados en ellos.

      Que se ande Regina con ojo, que la abuelita la atraviesa con su ballesta!

  2. Por fin visto.
    Lo mejor es que mi Pino está bien, un poco palote pero de momento me vale…Seguro que se ha ido a buscar a Emma y remediar que la dejo abandonada en los primeros 5 minutos de la tarea que le habian puesto…
    por cierto, “Chivanieves” “Fuganieves” jajajaja que craack!!! esto se nos va de madre

    1. Pues yo de Pinocho no me arrimaría mucho a Emma, que está por ahí su madre con su lanzallamas casero…

      Blancanieves está muy visto, hay que innovar y la chica hay que reconocer que da mucho juego

  3. Holaaa. Sois la caña, me parto con vosotros. Por cierto, creía que yo era la única que veía a la caperuchoni con ganas de encalomarse al Charming. Que conste que a mi quien me pone es Rumpel (como me tiene de loca este hombre) pero para un ratito y sin que abra la boca, pues… como está el Nolan! (omá que rico)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s