Fanfic

El escritor y el pirata [Fanfic]

El escritor y el pirata

No solemos publicar fanfics en el blog pero Horror ha insistido en ello y no nos hemos podido negar. Además, cómo tenemos un parón de tres meses, algo tenemos que publicar mientras tanto. Advertencia: Esta historia puede herir la sensibilidad de hookers, CS y cualquier persona en general.

El viaje

Era una mañana calurosa de verano cuando Adam Horrorowitz, un hombre de cuarenta y tres años, pelo negro azabache, un poco regordete pero sexy y que siempre llevaba unas gafas de pasta sin cristales,  se encontraba escribiendo el primer capítulo de la quinta temporada de su serie. Adam era un guionista mundialmente conocido por escribir el final de la serie Lost y ahora era el creador de una serie de éxito, Once Upon Time.  Una serie que reunía a todos los personajes de cuentos de hadas en un mismo mundo, a los que Adam les daba su toque especial.

En el último episodio de la anterior temporada; Emma Swan,  la protagonista de la serie, se sacrificó por su amiga Regina y ahora se había convertido en malvada. Horrorowitz siempre había presumido de inventarse las cosas sobre la marcha y terminar los guiones en un tiempo récord, pero en esta ocasión estaba atascado. Las ideas le habían abandonado y ni los cinco cigarros de hierba medicinal le habían ayudado a inspirarse como en otras ocasiones.

Fue entonces cuando un rayo cayó sobre él y todo se volvió brillante. No sintió dolor, sólo calor y un ligero cosquilleo por todo el cuerpo. Ya no se encontraba en el jardín de su casa, era de noche y estaba en medio de la calle, una calle que le resultaba familiar, estaba en Steveston, el pequeño pueblo pesquero de los alrededores de Vancouver donde se rodaba su serie. Pero se veía diferente a lo que él recordaba. Giró la cabeza y pudo ver a los actores de su serie caracterizados para la ocasión pero no veía las cámaras, ni el equipo habitual de rodaje. ¿Estarían ensayando? Pensó él. Allí estaban Regina, Robin Hood, David, Blancanieves y Hook…

Recordó ese momento, era el final de la cuarta temporada, cuando una nube de chapapote engulló a Emma y la hizo desaparecer. ¿Se había metido dentro de su propia serie? No se lo podía creer. Parecía cosa de magia o un efecto secundario de la hierba medicinal. Fuera lo que fuera, todo parecía muy real. Mientras intentaba asimilar todo esto, los personajes de su serie se habían percatado de su extraña presencia y uno de ellos se le acercó. Era Regina, conocida por ser la bruja malvada en el cuento de Blancanieves y los siete enanitos, pero que ahora, debido a uno de sus giros de guión, era buena.

-¿Quién eres? Te hemos visto aparecer de la nada. – Le preguntó Regina intrigada.

-Me llamo Adam.- Respondió entre titubeos.

-¿Eres un mago?- Preguntó de nuevo Regina.

-Soy un mago de las letras. Yo creé esta serie. Todos vosotros sois personajes de mi serie de televisión. Una serie con mucha audiencia. – Dijo orgulloso Adam.

-Creo que debería encerrarte en el manicomio. Hay una celda libre junto a la de mi hermana Zelena.

-¡No lo encierres! Tal vez sepa algo sobre Emma.- Dijo Hook mirando a Adam con sus penetrantes ojos azules.

-Que más quisiera yo. Estoy atascado en esa parte, no sé que inventarme sobre ese asunto. – Le respondió Adam mirando fijamente a los ojos de Hook. En su serie, el malvado Capitán Garfio del cuento de Peter Pan, era uno de los héroes y se había enamorado repentinamente de Emma en la tercera temporada para contentar a las fans y crear un forzado triángulo amoroso con otro personaje, que más tarde murió para darle un mayor protagonismo a este ship.

-¿Eres el nuevo autor? ¿También tienes una pluma mágica? Podrías hacer aparecer a Emma de nuevo. – Le preguntó Hook. Con lo del nuevo autor se refería a Isaac, un personaje que tenía el poder de que todo lo que escribía se hacía realidad.

-Tengo pluma, pero no es mágica. Suelo escribir mis guiones en un Mac rosa. – Entonces a Adam le vino a la cabeza su ordenador portátil. Cuando fue alcanzado por el rayo estaba escribiendo el título del nuevo capítulo y lo más probable es que el portátil haya viajado también a Storybrooke. Si lo encuentra, tal vez pueda escribir la forma de volver a casa. Por ahora decide callárselo, ya que conoce muy bien a sus personajes y sabe lo de sus continuos cambios de personalidad.

-Será mejor que vayamos a la cafetería de la abuelita. Allí podremos hablar más tranquilamente sobre esto.- Dijo Blancanieves.

La primera noche

Al entrar en la cafetería de la abuelita, todos los olores que se había imaginado que habría en ese lugar mientras escribía sus guiones, se tornaron en decepción. Allí olía a fritanga, con un ligero toque a perro mojado. El establecimiento se encontraba vacío ya que era muy tarde. Sólo había algunas camareras recogiendo las mesas y entre ellas se encontraba Caperucita Roja. La actriz había abandonado la serie en la segunda temporada por falta de protagonismo, pero su personaje seguía ahí, aunque luego nunca salía en pantalla. Fue lo que más le sorprendió a Adam, a parte del olor.

El grupo se sentó en una mesa junto a la puerta de entrada y empezó a interrogar a Adam. Cómo no sacaron nada en claro, decidieron continuar la conversación a la mañana siguiente. Blancanieves y su príncipe tenían que volver junto a su bebé y Regina tenía que explicarle a Henry lo de la desaparición de su madre. Henry es el hijo adoptivo de Regina y biológico de Emma. Estas dos se llevaban muy mal en anteriores temporadas, pero ahora son amigas y comparten la custodia. Algunos piensan que demasiado amigas…

Cómo en casa de Blancanieves ya no cabía nadie más, Hook le ofreció a Adam dormir en una de las dos camas que había en el camarote de su barco, el Jolly Roger. El barco era tal y como salía en la serie, pero más real. El uso abusivo de las pantallas verdes en su serie, hacía a veces que el barco pareciera de dibujos animados, pero aquello era todo madera, sal y agua. La brisa marina hizo que se le erizaran los pelos de las orejas a Adam, una sensación inigualable, mientras Hook lo guiaba hasta el camarote.

-Espero que sea de tu agrado. Si te entran ganas de vomitar por el oleaje, allí tienes un caldero- Dijo Hook señalando el cubo que había junto a su cama. -¿Entonces yo soy un personaje de ficción creado por ti? Podías al menos no haberme cortado la mano.-

-Lo siento.- Dijo Adam agachando la cabeza tímidamente. -En la película de Disney te la comía un cocodrilo, yo al menos hice que fuera un corte más limpio. Además, escogí un actor muy guapo para hacer de ti, Colin O’donoghue.-

-Dices cosas muy extrañas, querido amigo- Dijo Hook mientras se quitaba la camisa, dejando al descubierto su torso peludo.

-¿Sabes una cosa? Creo que sé como hacer que Emma vuelva.- Soltó Adam, sin dejar de apartar la vista del pecho descubierto del pirata. -Es muy posible que mi ordenador portátil también haya viajado a Storybrooke y con ello puedo escribir que Emma regrese. –

-¿Y dónde puede estar esa cosa?- Le preguntó Hook desesperado a la vez que se bajaba los pantalones de cuero, dejando a la vista todos sus encantos.

-Cuando algún objeto se ha perdido, en mis guiones siempre aparece en la tienda de Gold.- Respondió Adam, intentando no mirar el otro garfio de Hook, pero a duras penas pudo evitarlo, cosa que al pirata pareció no importarle. Estaba más preocupado por encontrar a Emma y las miraditas de su compañero de camarote, era el menor de sus problemas.

-Pues mañana nada más salga el Sol, iremos a la tienda y buscaremos ese objeto.- Dijo Hook mientras se tapaba con la sábana, antes de disponerse a dormir. Aquella noche ninguno de los dos durmió demasiado. Hook estaba muy preocupado por el devenir de Emma, si no encontraban pronto el portátil, su amada no tendría futuro. Mientras que Adam también estaba pensando en el ordenador, pero el destino que tenía pensado escribir para Emma, era muy distinto del que su compañero de camarote deseaba.

La tienda de Gold

No eran todavía las diez de la mañana cuando Adam se despertó y miró a la cama de Hook. El pirata no estaba. Aquello decepcionó al guionista ya que le habría encantado ver cómo se levantaba desnudo de la cama y se ponía su traje de cuero. Luego se enteró que Hook se había levantado antes, debido a sus ronquidos, cosa que avergonzó al escritor. Así que se dirigieron a la tienda del señor Gold sin tan siquiera desayunar. A Adam le apetecía comerse un buen churro con chocolate.

La tienda era idéntica a como se veía en televisión, como siempre no había nadie comprando y los estantes se encontraban llenos de cosas inútiles. Bella salió de detrás de unas cortinas, lo más seguro es que estuviera cuidando de la Bestia, también conocido como Rumpelstiltskin o señor Gold. A Rumple le habían sacado del interior toda la oscuridad y aquello lo dejó en estado catatónico. Ahora se encontraba en conserva, a la espera de que encontraran una forma de despertarle.

-¿Quién es tu nuevo amigo?- Le preguntó Bella a Hook señalando a Adam.

– Es Adam. Viene de otro mundo, donde todos nosotros somos parte de una serie de televisión que él ha escrito. – Respondió Hook.

-¿Así que tú eres el verdadero responsable de todo lo que le ha pasado a Rumple? De la pérdida de Bae, de su estado actual… – Fue enumerando Bella la cantidad de desdichas que ha asolado a la pareja durante las cuatro temporadas de la serie.

-Lo de la muerte de Neal, tengo que decir que fue el propio actor quien quiso abandonar la serie. Estaba harto del acoso constante que recibía en Twitter de las fans de la relación de Emma y Hook. Además, el ship CaptainSwan nos daba más audiencia, casi nadie shippeaba SwanFire, salvo algún Rumbelle.- Intentó excusarse Adam.

-No entiendo nada de lo que me has dicho.- Dijo Bella. – ¿Y que podemos hacer para sacar a Rumple de este estado?-

-La verdad es que no lo sé. Estoy atascado en esa parte de la historia. El actor que interpreta a Gold tiene contrato hasta la quinta temporada y no piensa renovar por más temporadas, ya que quiere dedicarse a dirigir películas independientes que luego no ve nadie. Así que tenía pensado dejarlo en coma toda la temporada o matarlo pronto para ahorrarme parte de su sueldo.- Le explicó Adam.

-Eres el hombre más malvado que he conocido.- Dijo Bella enfadada -¡Fuera de mi tienda!-

-En realidad hemos venido a ver si tenías una cosa de esas que sirve para ver lo de Internet, es de color rosa.- Intervino Hook para apaciguar a Bella. – Con ese objeto, el gordito dice que puede escribir un futuro para todos nosotros. Podrá salvar a Emma y a tu amado cocodrilo. –

-Ahora que lo dices, Henry ha venido esta mañana a barrer la tienda y se ha encontrado un portátil rosa. – Dijo Bella. -Me ha preguntado si era mío y cómo yo sólo uso libros, se lo he regalado.-

-Pues nos vamos inmediatamente a buscarlo.- Se apresuró Hook a decir mientras empujaba a Adam fuera de la tienda. -¿Dónde podrá estar Henry?-

-Menos en el colegio, en cualquier sitio.- Le respondió Adam. El escritor estaba contento ante aquel hallazgo pero por otra parte estaba preocupado. El ordenador en manos de Henry, puede ser peligroso. Más que nada porque podría romperlo. Henry no es el personaje más inteligente que ha creado Adam, sus meteduras de pata son una constante a lo largo de toda la serie. Henry podría ser el obstáculo principal para conseguir su final feliz.

Buscando a Henry

Hook caminaba muy rápido y Adam apenas podía seguirle el paso. La última vez que había corrido tanto fue cuando un par de SwanQueens intentaron pegarle, pero sólo fueron unos metros, hasta que pudo refugiarse en su Burger King favorito. Pero esta mañana ya llevaba recorridos un par de kilometros en busca de Henry. Aunque ir detrás de Hook no le incomodaba mucho, ya que desde esa posición tenía unas magnificas vistas de su trasero en movimiento. El bamboleo constante de los glúteos del pirata era lo único que lo animaba a avanzar.

Ya había buscado a Henry en casa de Regina y Blancanieves, la cafetería de la abuelita e incluso en el colegio, lugar donde encontraron a la mayoría de niños del pueblo menos a Henry, que llevaba varias temporadas sin pisar el centro.

-¿Dónde podría estar este niño?- Le preguntó Hook a Adam. -¡Tú eres el escritor de esta historia, deberías saberlo!

-No tengo ni idea. Si no está con sus madres, ni contigo, no sé donde puede estar. No suelo escribir guiones sobre la vida de Henry. Sólo es un personaje secundario que sirve de vínculo entre Emma y Regina. Además, desde que creció ya no es tan querido por la audiencia. El cambio de voz y los granos tampoco han ayudado.- Se excusó Adam.

-¿No es ése de allí?- Dijo Hook señalando con el dedo a un grupo de adolescentes que se encontraban en el parque bebiendo unas litronas. Al acercarse lo distinguieron perfectamente. Henry que llevaba un litro de cerveza en la mano, nada más ver al pirata lo escondió tras su espalda. Estaba acompañado por los hermanos Hansel y Gretel, conocidos por ser adictos a los dulces y por lo que se ve ahora, también a las bebidas alcohólicas. Este suceso dejó conmocionado a Adam, ya que Once Upon a Time es una serie familiar y estos comportamientos no eran propios de ella. ¿Así que a esto es a lo que se dedican sus personajes cuando no escribe ninguna línea sobre ellos? Se preguntó a sí mismo el guionista.

-No es lo que parece…- Dijo Henry soltando la botella y salpicando los zapatos de Adam con cerveza.

-No te preocupes, yo empecé a beber mucho más joven que tú.- Le intentó calmar Hook. -Sólo hemos venido a por el ordenador rosa que cogiste de la tienda de Bella.-

-No sé de lo que me hablas.- Le mintió Henry.

-Si no me dices inmediatamente donde está, se lo contaré todo a tu madre.- Le amenazó Hook.

-Vale… Se lo he regalado a Grace.- Confesó Henry.

-¿Grace? ¿Quién es Grace?- Le preguntó Adam.

-Pues la hija del sombrerero loco.- Respondió Henry asombrado. -¿Pero tú no eras el guionista de esta serie? ¿Cómo es posible que no la conozcas?

-No me voy a acordar de todos los personajes sobre los que escribo. Esa chica creo que salía en la primera temporada de la serie. Ya ni me acordaba de ella. Cómo el actor que interpreta a su padre se hizo famoso por salir en la película del Capitán América, no quiso regresar a mi serie.- Se excusó Adam.

-Le ha regalado el portátil a cambio de un beso.- Soltó Gretel riéndose.

-¡Mi ordenador vale mucho más que un beso!- Se enfadó Adam. -Tenía que haberte creado un poco más inteligente.-

-No importa por lo que se lo hayas cambiado. Llévanos a su casa y que nos lo devuelva.- Le ordenó Hook a Henry. -Esa cosa es muy importante, este hombre lo necesita para escribir el regreso de tu madre.-

-No tenía que haber roto la pluma del autor, así no nos haría falta el ordenador de este tío.- Con esto, Henry se refería a la pluma de Isaac, una pluma que podía hacer realidad todo lo que se escribía con ella. Henry, como sucesor del autor, era el encargado de continuar su legado, pero rompió la pluma porque según él, era demasiado poder para una sola persona. Aunque la realidad es que ese empleo como nuevo autor, era demasiado trabajo para él.

-Mi madre me ha dicho que estás empezando a escribir la quinta temporada de la serie. ¿No te parece un poco repetitivo esto del ordenador con el que se puede escribir el destino de la gente, cuando en la cuarta temporada salió lo del autor y la pluma?- Le preguntó Henry al guionista.

-¡Tú a callar, niño!- Le respondió Adam tajantemente. Ya estaba harto de leer críticas a su serie de tuiteros sabelotodo, cómo para tener que aguantar las de un personaje que él mismo ha creado. Sólo esperaba de él, que no se perdiera de camino a casa del Sombrerero Loco. El portátil estaba cada vez más cerca, ya podía hasta olerlo, si recordara a que olía esa cosa. Ahora en sus orificios nasales sólo tenía cabida el olor a cuero sudado de Hook.

El portátil

Y allí estaban los tres, Adam, Hook y Henry, camino de casa del Sombrerero Loco. Adam no recordaba mucho sobre ese personaje, sabía que estaba loco, que hacía sombreros y que tenía uno mágico que servía como portal a otros mundos, pero desgraciadamente fue destruido en la segunda temporada. Jefferson vivía en una mansión en el bosque, una casa que no se entendía muy bien cómo podía mantenerla ya que sólo se dedicaba a hacer sombreros de copa y en el pueblo no tenían mucha demanda.

-Al menos le darías un beso con lengua.- Se dirigió Hook a Henry. Recordemos que Henry le regaló el portátil a la hija del sombrerero a cambio de un beso.

-No. Sólo fue un beso en la mejilla.- Respondió Henry avergonzado.

-Mira que eres tonto.- Se río Hook.

A Adam le encantaba ver sonreír a Hook, a pesar de ser pirata, tenía una dentadura perfecta. Sus dientes brillaban con la misma intensidad que todas las estrellas del cielo. Mientras se deleitaba con su sonrisa, ni se percató que habían llegado a la puerta de la casa de Jefferson. Henry llamó al timbre y al rato apareció Grace.

-¿Que haces aquí Henry?- Se extrañó Grace al ver de nuevo al niño que le compró un beso.

-Lo siento Grace, pero me tienes que devolver el ordenador.- Dijo Henry agachando la cabeza. -Es de este hombre y lo necesitamos para hacer que mi madre vuelva.-

-Bueno, vale.- Dijo a regañadientes Grace. -Pero no vuelvas a pedirme nunca nada. Ya había instalado Los Sims 4 y todo.- Tras terminar esta frase, la chica se adentró en el interior de la casa y al rato apareció con el Mac rosa de Adam. Allí estaba, después de tanta búsqueda su ordenador se encontraba frente a él. La alegría le inundó el cuerpo, ya podía escribir su final feliz. Miró al pirata en señal de complicidad pero Hook tenía la mirada fija en portátil.

Hook se quedó sorprendido al ver el dibujo de una manzana en la parte posterior de la pantalla. -¿Eres un seguidor de Regina?- Le preguntó el pirata.

-Si, claro. Cómo de todos mis personajes.- Mintió Adam. -Pero ese dibujo sólo es la marca del portátil.-

-Bueno, en realidad no me importa. Ponte a escribir ahora mismo. Quiero que Emma regrese a mi lado.- Le apresuró el pirata.

-No puedo. Para escribir necesito un lugar tranquilo. ¿Por qué no vamos a la biblioteca?- Sugirió Adam. Y allí que fueron los dos. Henry se quedó en casa de Grace intentando disculparse para ver si pillaba cacho.

Al llegar a la biblioteca vieron que no había nadie pero estaba abierta igualmente. Bella solía ir por la mañana, abría la biblioteca y luego se iba a la tienda de Gold o de compras. Regresaba una o dos veces a la biblioteca para echar un vistazo y ya no volvía hasta la hora de cerrar. Cómo era la mujer del antiguo Ser Oscuro, nadie en el pueblo se atrevía a robarle libros.

Adam se sentó en un lugar bien iluminado junto a la ventana, abrió el portátil y espero a que se reiniciara. Hook permanecía impaciente de pie al lado suyo. Una vez reiniciado el aparato, Adam abrió el navegador y empezó a escribir lo siguiente:

Emma Swan apareció en la biblioteca y se abrazó fuertemente a su amado Hook. La oscuridad se había quedado en un mundo paralelo, así que ella y el pirata fueron felices para siempre. 

Fin. 

-¿Cuanto tarda esto en hacer efecto?- Preguntó Hook impaciente.

-No lo sé. Es la primera vez que lo hago.- Le respondió Adam.

Pasó una hora y Emma seguía sin aparecer. Hook no paraba de dar vueltas de un lado a otro de la biblioteca. Adam al verlo tan nervioso, le dijo: -Lo siento. Parece que esto no funciona. Era sólo una teoría. Habrá que encontrar otro modo de traer a Emma de vuelta.-

Hook lo miró furioso y salió de la biblioteca dando un terrible portazo. Una sonrisa malévola apareció de pronto en el rostro de Adam. Lo que había escrito sobre Emma lo había hecho en el buscador de Google, en vez de en el archivo word donde tenía escrito el título del capítulo. Así que abrió ese archivo y se dispuso a escribir de nuevo. Pero antes de escribir su final feliz, debía probar que funcionaba y escribió lo siguiente:

Adam se encontraba en la biblioteca y por arte de magia apareció una hamburguesa doble de bacon y queso junto a él.

Al instante una hamburguesa apareció en su mesa. Definitivamente el portátil funcionaba. Le pegó un buen bocado a la hamburguesa y se puso a escribir.

Mientras caminaba por las calles de Storybrooke, Hook se dio cuenta que ya no quería a Emma. No le importaba para nada su destino. Tras pasar toda la mañana con el apuesto Adam, se percató de que se había enamorado de él. Así que dio la vuelta y regresó a la biblioteca para darle un beso de amor verdadero.”

Ya estaba hecho. Ahora Adam sólo tenía que esperar a que su pirata apareciera por la puerta y se hiciera realidad todo lo que había escrito.

El beso

Adam no había estado tan nervioso en toda su vida, salvo cuando estrenaron La Amenaza Fantasma y pudo ver por primera vez a su personaje favorito de Star Wars, el ilícito Jar Jar Binks. Se dice que se basó en él para crear el papel de Henry.

El escritor se encontraba de pie, mirando a la puerta de entrada de la biblioteca, esperando a que Hook apareciera de un momento a otro. Estaba sudando a chorros debido a los nervios y porque en la biblioteca no había aire acondicionado. Dos manchas gigantescas de sudor lucían en la parte sobaquera de su camisa. Adam pensó en utilizar el portátil para que apareciera mágicamente una camisa nueva, pero no le dio tiempo, Hook ya había llegado.

El pirata apareció por la puerta y se abalanzó efusivamente sobre el guionista. Lo arrinconó contra una estantería y comenzó a besarle. ¿Así que esto es lo que siente Jennifer Morrison? Fue lo que pensó Adam. Jennifer era la actriz que interpretaba a Emma y como anteriormente había actuado en una serie de médicos de mucho éxito, era la que más cobraba de todo el reparto. Esto a Adam le parecía insultante, ya que encima de tener la suerte de besar a Colin en cada capítulo, se llevaba un montón de pasta, cuando él mismo habría pagado por sentir lo que está sintiendo ahora.

Sus lenguas se rozaron y a la de Hook se le quedó pegado un trozo de queso fundido de la hamburguesa que anteriormente se había comido Adam. Pero no le importó, el hechizo del portátil era muy poderoso. Adam aprovechó la cercanía para agarrar el culo al pirata. El tacto del cuero hizo que se excitara aún más. Pero en ese instante, Bella entró en la biblioteca y se encontró con esa escena.

-¿Pero que está pasando aquí?- Dijo la sorprendida bibliotecaria.

-Es lo que parece.- Le respondió Hook.

-Estoy confusa. ¿Habéis encontrado el ordenador rosa?- Cambió de tema Bella.

-Si. Pero no funciona.- Mintió Adam.

-¿Y que vais a hacer para recuperar a Emma y despertar a mi marido?- Les preguntó Bella.

-Absolutamente nada.- Dijo Hook sin ningún atisbo de sentimientos. -El destino de Emma no me importa. Ella eligió a Regina antes que a mí y se sacrificó por ella. Pues que sea Regina quien encuentre la solución. Ahora estoy enamorado de Adam y quiero aprovechar al máximo cada minuto que pase a su lado.-

-¡Esto no tiene ningún sentido!- Exclamó Bella estupefacta ante las palabras del pirata.

-Por cierto. ¿Me prestas este libro?- Le preguntó Adam a Bella mientras ponía encima del mostrador un ejemplar de 50 Sombras de Grey. Cómo Adam llevaba toda su vida escribiendo guiones para todos los públicos, no tenía mucha experiencia en literatura erótica y quería que la primera noche que pasara con Hook fuera especial. Así que tenía pensado copiar en su portátil algún capítulo de libro, pero cambiando los nombres de los dos protagonistas por los de Hook y él.

Bella no sabía ni que decir, así que procedió a prestarle el libro y luego vio como la pareja abandonaba la biblioteca cogidos de la mano. Seguidamente cogió su teléfono móvil y se dispuso a llamar a Regina.

-Dime Bella.- Contestó Regina al teléfono.

-Hola Regina. No sé como contarte esto.- Bella tragó saliva. -Acabo de llegar a la biblioteca y me he encontrado a Hook y al escritor ese…-

-¿Han encontrado ya el portátil?- Le interrumpió Regina. -Henry me ha dicho que lo estaban buscando y con ello intentarían hacer regresar a Emma.-

-Si, lo han encontrado pero me han dicho que no funciona.- Respondió Bella. -Pero eso no es lo que quería contarte. Los he pillado besándose contra la estantería. Cuando he entrado a la biblioteca, el escritor le estaba agarrando el trasero a Hook.-

-¿Qué me estás contando? ¡Eso no puede ser verdad!- Se sorprendió Regina. -Yo siempre había pensado que Hook era un poco de la otra acera por su afán de pintarse los ojos, pero el amor que siente por Emma es de verdad. Nunca lo había visto tan triste y preocupado como anoche cuando desapareció la rubia. No tiene ningún sentido que al día siguiente esté enrollandose con ese gordo.-

-Yo creo que está hechizado.- Dedujo Bella.

-No existen pociones de amor tan poderosas.- Le replicó Regina. -A no ser que te hayan mentido y el ordenador si que funcione. ¡Eso es! Anoche cuando estábamos en la cafetería de la abuelita me fijé en como Adam miraba a Hook. Creía que era un poco bizco, pero resulta que es un gordo homosexual. Seguro que ha utilizado su portátil para escribir todo este sinsentido. ¡Tenemos que quitárselo antes de que escriba algo peor!-

Cincuenta sombras

Estaba ya anocheciendo cuando Regina, Robin Hood y Bella llegaron al puerto de Storybrooke. Allí se encontraba anclado el Jolly Roger y en su interior estarían Adam y Hook. Desde el exterior se podían escuchar gemidos y sonidos de latigazos. Esto hizo que a Bella se le pusiera el bello de punta.

-¿Que estará pasando ahí dentro?- Les preguntó Robin Hood.

-Prefiero no saberlo.- Respondió Regina asqueada.

-Adam se ha llevado prestado de la biblioteca un ejemplar de ’50 Sombras de Grey’. Así que supongo que estarán recreando alguna de las escenas del libro.- Les puso Bella en antecedentes.

-¿Y de que trata ese libro? ¿De cincuenta sombras malignas como las de Peter Pan que pegan latigazos a la gente?- Preguntó Robin interesado.

-Para nada. Digamos que es un libro erótico sadomasoquista.- Le explicó Bella. -Trata de un hombre que le gusta pegar latigazos a las mujeres.-

-¡No hemos venido aquí para hablar de literatura!- Se enfadó Regina. -Hay que encontrar una forma de entrar ahí dentro sin que el gordo se percate de ello. Seguro que tiene el portátil cerca de él y si nos ve entrar, con sólo un movimiento de sus dedos nos podría eliminar completamente de esta historia. ¡Robin! Tú súbete a ese poste de la luz y cuanto veas aparecer su cabezota por algún ojo de buey, dispárale una flecha en todo el ojo.-

-¿Y yo que hago?- Preguntó Bella.

-Tú entrarás en el barco a buscar el ordenador. A ver si por casualidad lo ha escondido por algún sitio y no lo tiene cerca de él. Y si te pillan, pues no te pasará nada porque eres tan inocente que jamás sospecharían de ti. Si entrara yo, nada más verme seguro que teclearía: “Regina muere”. Vistas las desdichas que he sufrido toda mi vida por culpa de ese hombre, seguro que no dudaría en escribir esas palabras.-

Así que siguiendo las órdenes de Regina, Bella se coló en el barco. No era la primera vez que entraba a hurtadillas en aquel lugar. En la segunda temporada entró para encontrar una pasmina que Hook le había robado a su marido. Bella intentó ser lo más sigilosa posible pero la madera chirriaba mucho y el pirata no tardó en descubrirla.

-¿Que haces aquí?- Le preguntó Hook. El pirata llevaba un látigo en la mano, lo dejó caer al suelo y empujó a Bella hasta dentro del camarote, sin dejarla mediar palabra. Allí estaba Adam, desnudo tras un escritorio y con el portátil frente a él.

-¿A que debemos esta visita?- Dijo Adam con un tono de voz que asustó a Bella.

-Venía a por un libro. Hace un tiempo le presté a Hook un libro sobre nudos marinos y todavía no me lo ha devuelto a la biblioteca.- Mintió Bella lo mejor que pudo.

-¿Y desde cuando las bibliotecarias van casa por casa pidiendo libros retrasados?- Le preguntó un suspicaz Adam.

-Solemos enviar postales pero como Hook vive en un barco, no tiene buzón. – Improvisó Bella sobre la marcha. -Además, un chico del instituto ha venido esta tarde a la biblioteca pidiendo ese libro porque lo necesitaba para hacer un trabajo.-

-No recuerdo haberme llevado nunca un libro de la biblioteca.- Dijo extrañado Hook.

-Pues yo te tengo apuntado en la ficha.- Continuó Bella la farsa. -Déjame que eche un vistazo por el camarote.-

Bella se percató de que había una mesilla con varios libros y sobre ella un ojo de buey tapado con una cortina que estaba justo enfrente de donde se sentaba Adam. Se acercó a la mesilla fingiendo buscar el libro y aprovechando la confusión, corrió la cortina y al instante una flecha atravesó el cristal rozando la frente de Adam. El escritor se cayó de la silla hacía atrás y Bella aprovechó para abalanzarse sobre el ordenador pero Hook se lo impidió, sujetándola entre sus brazos.

-¡Regina!- Gritó Bella angustiada y de pronto, una nube de humo morado apareció en el camarote. Era Regina, que se había teletransportado y usando su magia, empujó a Hook contra la pared, dejando al pirata inconsciente.

-¡Rápido! Coge el ordenador y empieza a escribir un final feliz para todos. – Le dijo Regina a Bella mientras hacía aparecer de la nada unas enredaderas que le servían como ataduras para Adam.

-¡No lo hagas!- Gritó Adam desesperadamente. Pero ya no había nada que hacer, el ordenador estaba en poder de Bella y toda las cosas malas que el guionista había escrito, estaban a punto de desaparecer.

Final feliz

Bella no sabía por donde empezar a reescribir la historia, eran tantas las cosas que quería cambiar que tenía la cabeza hecha un lío. Así que decidió comenzar por lo más reciente, al ver como Hook despertaba tras el golpe recibido.

Entonces Hook despertó y todo había vuelto a la normalidad, lo ocurrido estas últimas horas se había borrado de su mente y volvió a estar enamorado de Emma.

-¿Que ha pasado?- Dijo Hook tocándose el chichón de la cabeza. -¿Y que hace ese gordo desnudo en mi camarote?-

-Hemos tenido una noche de …- Intentó decir Adam pero Regina hizo que una enredadera se le metiera por toda la boca para que estuviera callado.

-Esto es Storybrooke, siempre pasan cosas extrañas.- Le contestó Regina a Hook. -Bella, continua escribiendo eso.-

Al poco tiempo de despertar Hook, Emma apareció en el barco sin rastro de oscuridad. El Ser Oscuro había desaparecido para siempre y nunca más se volvió a saber de él.

Adam se sentía traicionado por sus propios personajes. Mientras veía como Bella se cargaba todas las temporadas de su serie, sólo podía pensar en que tenía que haberlos matado a todos cuando tuvo la oportunidad. Tenía que haber escrito una muerte dolorosa para cada uno de esos malditos traidores. Pero le traicionó su amor por Hook. Sólo estaba pensando en escribir la noche romántica perfecta para ellos dos y se olvidó de todo lo demás.

Tal y como había escrito Bella, al instante apareció Emma en el camarote. La misma Emma de toda la vida, sin rastro de maldad. Nada más ver a Hook, fue corriendo a abrazarlo.

-¿Que haces sin camiseta y por qué llevas sangre en la espalda?- Le preguntó Emma al notar unas gotas de sangre en su mano. -¿Y quién es ese gordo desnudo con un palo metido en la boca que tenéis ahí atado?-

-No tengo ni la menor idea.- Le respondió Hook extrañado.

Ahora que ya había solucionado el problema de Emma y Hook, Bella se dispuso a arreglar lo que a ella más le importaba en el mundo, su marido Rumple. Así que empezó a escribir lo siguiente:

Rumple despertó de su sueño reparador, abrió los ojos y a su lado vio a su hijo Neal. Ahora que la oscuridad había desaparecido por completo, la magia blanca había devuelto la vida a su hijo fallecido. Y junto a Bella, fueron felices para siempre.

A Bella se le escapó alguna lágrima sólo de pensarlo y estaba deseando volver a la tienda para reencontrarse con su amado. Pero ahora tenía que continuar arreglando todo lo que Adam había destruido con sus malignos guiones. La muerte de los padres de Blancanieves, la madre de Regina y hasta la propia madre de Bella que fue asesinada por unos ogros, entre otras muchas cosas. Cuando hubo terminado, ya sólo quedaba una cosa por hacer.

-¿Y que hacemos con el escritor?- Soltó Regina de pronto. -Creo que deberíamos matarlo. Para que pruebe de su propia medicina.-

-¡No! ¡No podemos hacer eso!- Se interpuso Bella. -Si hacemos eso, seremos igual que él. Tengo una idea mucho mejor.- Y Bella se puso a escribir de nuevo:

Adam volvió a su mundo y cuando llegó, descubrió que su serie había sido cancelada por baja audiencia. Ya no podría fastidiar más a sus personajes, que vivieron felices para siempre.

Adam despertó en el jardín de su casa. Allí tenía frente a él su preciado portátil. Pero no se encontraba escribiendo el primer capítulo de la quinta temporada de Once Upon a Time, sino el guión de un episodio de Pretty Little Liars.  Miró en Internet y vio que su serie había sido cancelada hace un año. No entendía nada. ¿Cómo puede ser posible? Intentó escribir en el ordenador que Once Upon a Time jamás fue cancelada, pero no funcionó. En este mundo no existía la magia y tampoco su serie.

Revisó de nuevo Internet para ver que estaba haciendo Colin O’donoghue, el actor que daba vida a Hook y se sorprendió al ver que estaba interpretando el papel de un médico en la serie Anatomía de Grey. La vida ya no tenía sentido para él. Así que se tomó un vaso de leche con Cola Cao y continuó escribiendo el guión de Pretty Little Liars, con la esperanza de que mataran al personaje de Colin en algún capítulo de su nueva serie y así poder ficharlo para la suya. Pero a pesar de todo, siempre recordaría aquel beso, ese beso furtivo que se dio con su amado pirata en la biblioteca, ese beso le acompañará para el resto de su vida.

FIN.

Anuncios

3 comentarios sobre “El escritor y el pirata [Fanfic]

  1. JUUUUAAAAAJUAJUAJUAJUAJUAJUA…:´´´´´D :´´´´D :´´´´´D ¡¡¡MUUUYYYYYY BUENOOOOO…:´´´´D !!! Madre Mía, Menudos Lloros De La Risa Que Llevo…JUAJUAJUAJUAJUAJUA…:´´´D

    Pero La Verdad Es Que El Final Que Le Ha Dado A Emma NO Lo Veo Del Todo Justo, Ya Que Si Neal Había Regresado, Lo Lógico Era Que Volviera Con Él, Y Que Paquito Se Fuera Con Su Amado Jolly Rogers Surcando Los Mares Y Pescando Calamares, Cual Capitan Pescanova…;P ;D

    …Pero En Fin, El Final Reservado Para Horowitz Tampoco Estuvo Mal, Eso De Encontrarse La Serie Cancelada Por Baja Audiencia…¡¡OJALA…Mira A Qué Punto He Llegado De Hartazgo y Decepción…¬.¬ !!

    P.D.- Ahora Otro Fan Fic, Pero Con Kitsis, Que Ese Cada Vez Que Abre la Boca Es para Arrastrar Por Los Suelos A Rumple y A Rumbelle…¡¡Que Parece Que Le Duela Que El Personaje Sea Más Querido Que Su Amado Pirata…o.O !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s